Seguramente que todo el mundo habrá visto alguna una vez en algún restaurante japonés “una estatua de un gato que trae suerte”. Pues en Japón parece ser que si que hay gato que realmente trae suerte …

Al principio de este año, en la estación de Kishikawa, en Wakayama Japón, nombraron al gato “Tama” miembro del Consejo de Administración. Porque gracias a Tama, la compañía de Ferrocarriles de Wakayama ha conseguido salir de su situación de déficit.

Hace 3 años, nombraron a Tama jefe de la estación por casualidad. Tama y sus hermanos vivían en la estación, y estaban a punto de perder su residencia habitual debido a unas obras de remodelación de la estación. Los vecinos que cuidaban a los gatos, pidieron que se les dejara un sitio, y al responsable de la obra se le ocurrió la idea de nombrar a Tama jefe de estación. Así nació “el primer gato jefe de estación”.

Tama ha salido en muchos medios de comunicación como “El primer gato nombrado jefe de estación” . A partir de entonces mucha gente vino a conocer a “Tama”.

La compañía de Ferrocarriles no sólo salió del déficit, sino que consiguieron incrementar en un 40% los beneficios el año que nombraron a Tama a “jefe de estación”. Se dice que el “efecto Tama” puede llegar a 8.000.000 de euros. Porque gracias a Tama ha habido un importante aumento en el número de personas que ha visitado Wakayama.

No sé si todos los gatos traen suerte, pero lo que si es cierto es que al público japonés le gustan mucho los iconos. Por ejemplo, “Copito de nieve” el gorila blanco del Zoo de Barcelona, fue muy famoso entre los japoneses. Mientras el vivía, casi todos los japoneses vinieron a La ciudad Condal, visitaba Gaudi y “Copito de nieve”

No sería mala idea tener un empleado animal, seguramente llamará mucho la atención del público japonés!

About these ads